La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker

SINOPSIS

Quién mató a Nola Kellergan es la gran incógnita a desvelar en este thriller incomparable cuya experiencia de lectura escapa a cualquier tentativa de descripción. Intentémoslo: una gran novela policíaca y romántica a tres tiempos —1975, 1998 y 2008— acerca del asesinato de una joven de quince años en la pequeña ciudad de Aurora, en New Hampshire. En 2008, Marcus Goldman, un joven escritor, visita a su mentor —Harry Quebert, autor de una aclamada novela—, y descubre que éste tuvo una relación secreta con Nola Kellergan. Poco después, Harry es arrestado, acusado de asesinato, al encontrarse el cadáver de Nola enterrado en su jardín. Marcus comienza a investigar y a escribir un libro sobre el caso. Mientras intenta demostrar la inocencia de Harry, una trama de secretos sale a la luz. La verdad solo llega al final de un largo, intrincado y apasionante recorrido.

Conocí esta novela a través de booktube, donde se hablaban maravillas de él, así que caí en la trampa de esperar encontrarme con una novela magnífica que me dejara impresionada. Pero para gustos los colores, dicen, pues a pesar de que La verdad sobre el caso Harry Quebert me ha gustado, no ha sido la maravilla que yo creía que iba a ser.

«No sé si los escritores son solitarios o es la soledad la que empuja a escribir». (Harry Quebert)

Esta novela gira en torno a una investigación policial: una joven de 15 años desaparece en el pequeño pueblo de Aurora en 1975, y sus restos se encuentran 33 años después en el jardín del famoso escritor Harry Quebert, que es inmediatamente acusado de asesinato. Marcus Goldman, exalumno y amigo del acusado, viaja a Aurora para llevar por su cuenta una investigación en pos de exculpar al que fuera su maestro.

«Yo pensé que una estrella fugaz era una estrella muy bonita que tenía miedo de brillar, y huía lo más lejos posible. Un poco como yo».

La trama está dividida en tres líneas temporales: el verano de 1975, antes y después de la desaparición; 1998, cuando Marcus es alumno de Harry en la universidad; y el presente, 2008: Marcus investiga en Aurora y, al mismo tiempo, se enfrenta a un bloqueo de escritor y a su editorial, pues no es capaz de cumplir el plazo para entregar una nueva novela.

En cuanto a los personajes, creo que Joël Dicker cayó un poco en estereotipos: el protagonista es un típico escritor agobiado y solitario; la familia de Nola, puritanos y religiosos, con aspecto benevolente e inocente pero con un trasfondo oscuro que nadie se atreve a averiguar; Travis Dawn, policía, retratado como el típico chico tímido que corteja a una mujer que, a su vez, está enamorada de un hombre que la ignora…

Por otro lado, hay tantísimos personajes que llega a ser un poco caótico. Quizá se nombraba a alguien en una pequeña escena y más de cien páginas después volvía a aparecer, y el autor no hacía ninguna referencia a quién era. Esto me creaba una enorme confusión, pero puesto que los nombres principales sí quedaban claros, seguí con la lectura intentando no darle mucha importancia.

A pesar de que los personajes en sí me parecieron bastante típicos, también creo que Joël Dicker ha sabido construir con ellos una buena historia. Las escenas me parecían bien llevabas, así como los diálogos (aunque no todos, hablaré de ello más tarde), y aunque cayera en clichés, el autor ha sabido desarrollar y relacionar bien los personajes para crear un thriller que, a pesar de tener fallos, engancha y atrapa muchísimo.

Sin duda, lo mejor en cuanto a los personajes fueron dos cosas. La primera: la relación entre Marcus Goldman y el sargento Gahalowood, que me pareció muy verosímil y que incluso me hizo soltar algunas carcajadas. Lo segundo: los diálogos entre Marcus y Harry, sobre todo los que preceden los capítulos de la novela.

«—Marcus, ¿sabe cuál es el único modo de medir cuánto se ama a alguien?
—No.
—Perdiendo a esa persona».

El narrador, de la mano de Marcus Goldman, está en primera persona (excepto en la línea temporal de 1975, que es en tercera). La prosa del autor, en general, me ha gustado mucho. Joël Dicker sabe escribir y crear tramas muy adictivas, pero le he visto dos grandes fallos a esta novela en cuanto a su estilo.

En primer lugar, la falta de descripciones. Joël Dicker narra mucha acción, muchos embrollos entre los personajes para la enredada trama, pero no se para a describir a los personajes en sí. Además, hay muchísimos diálogos y, aunque estos me gustaron en general, hubo unos que me parecieron totalmente fuera de lugar. Y en esto consiste, en mi opinión, el segundo fallo de la novela:

Cómo hablaba Nola Kellergan me desquiciaba. Vale que estuviera ambientado en 1975 y que proviniera de una familia muy religiosa, pero creo que Joël Dicker no supo contextualizar bien su forma de hablar y la sacó totalmente de época. Los diálogos entre Harry y ella me parecieron inverosímiles, muy mal interpretados, demasiado robóticos.

«Aprenda a amar sus derrotas, Marcus, pues son las que le construirán. Son sus derrotas las que darán sabor a sus victorias». (Harry Quebert)

Con respecto al final (tranquilos, no voy a hacer ningún spoiler), he de decir que no tuve muy claro si me había gustado o no. Las últimas 100 o 150 páginas son muy vertiginosas, no para de haber giros súbitos que cambian por completo la trama; parece que el caso está totalmente resuelto, pero de repente pasa algo que lo trastoca todo, y cuando de nuevo parece haberse aclarado la investigación, vuelve a haber un giro repentino. Creo que Joël Dicker, queriendo mostrar su genialidad a la hora de dar la vuelta a la tortilla y crear un desenlace inesperado, pecó de exagerado. El libro se me hizo muy largo y enrevesado, y el final no terminó de convencerme. No es una novela horrible, ni mucho menos, pero no es un thriller magnífico a mi parecer.

«Los libros son como la vida, Marcus. Nunca se terminan del todo». (Harry Quebert)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: