Cardamomo, de Diana Al Azem

SINOPSIS

UN MÉDICO COOPERANTE…
UNA HERMOSA JOVEN SIRIA…
UN PAÍS EN GUERRA…

Sam Lawson es el hijo de una pareja de famosos cirujanos plásticos. Sus padres han diseñado para él una carrera prometedora en la clínica familiar. Sin embargo, un incidente hace que se replantee la medicina y decide trasladarse a Siria como voluntario.
En Damasco descubre no solo las consecuencias terribles de la guerra. El azar y la curiosidad lo llevan hasta la tienda de especias de Nour, una joven que lucha por sacar adelante a su familia y que le descubre los matices y secretos del cardamomo.
Ese encuentro inesperado supone para ellos un nuevo comienzo, una nueva ilusión en medio del caos.

Diana Al Azem recorre Damasco a través de los recuerdos familiares, una ciudad ahora desolada que en otro tiempo fue un lugar hermoso, lleno de luz, y construye gracias a un estilo lleno de resonancias una historia bella y cruel, la prueba de que a pesar de la vanidad de los hombres, del odio entre fronteras, del dolor y de la huida, siempre hay sitio para la esperanza. Una historia de amor puro, un homenaje a los miles de refugiados que luchan cada día por sobrevivir.

La verdad es que no sé muy bien por dónde empezar a hablaros de este libro. Cardamomo ha sido una lectura muy intensa para mí, desde la primera página hasta la última, y me ha hecho sentir un abanico tan amplio de emociones que he acabado con una opinión dividida en dos: por una parte me ha encantado, pero por otra… quizá me he sentido algo decepcionada.

Cuando me ofrecieron este libro fui de cabeza a solicitarlo en cuanto leí que trataba el conflicto en Siria. No he leído ninguna novela que se desarrollara en torno a ello, y al ser un tema de mi interés me moría por leer la historia que Diana Al Azem hubiera creado. Supongo que la principal razón por la que este libro no me ha gustado más es por eso: buscaba algo más respecto al conflicto sirio de lo que he encontrado. Obviamente, en Cardamomo hay fragmentos que giran alrededor de la guerra en este país, pero para mi gusto se quedó algo escaso en cuanto a eso.

Esta novela narra la historia de Sam Lawson, un joven australiano para el que sus padres prepararon un futuro: querían que siguiera sus pasos en la cirugía estética, y a Sam parecían no dejarle ninguna otra opción. Sin embargo, él descubre que su corazón late con más pasión cuando se dedica a otros campos de la medicina: salvar vidas. Así pues, se dirige a Damasco para cooperar en un hospital. Cómo decide que quiere irse me pareció muy bien desarrollado, pues la autora refleja perfectamente el conflicto interno del protagonista.

Diana Al Azem supo retratar a un muchacho aprisionado por la tradición familiar y, sobre todo, por una sociedad acomodada que no le llenaba. Me encantó cómo se reflejó la alta sociedad australiana y cómo reaccionaba Sam a su comportamiento: era un pez fuera del agua, no encajaba en ese ambiente y me gustó mucho la manera en que poco a poco va tomando las riendas de su vida.

«¿Cree que una persona es capaz de adivinar su destino o que, por el contrario, más bien lo provoca?».

Sin duda, lo mejor de Cardamomo han sido sus dos protagonistas. Por un lado está Sam Lawson, del que ya he dado algunas pinceladas. Este personaje tiene una profundidad y un desarrollo increíbles, y la autora logró hacerlo evolucionar de una forma natural y verosímil. Sam me robó el corazón desde el principio, no solo por su enorme bondad y por su anhelo por ayudar a los demás, sino por saber labrarse su propio futuro y saber plantarles cara a sus padres y a una sociedad que pretendían cortarle las alas. De principio a fin de esta novela, Sam demuestra valentía, coraje, amor, amistad… pero también tiene momentos de debilidad y de actuar con bastante cobardía. No es un héroe, es un muchacho normal, un humano con virtudes y defectos, y la forma en que la autora le hace crecer a lo largo de las páginas es brillante.

Pero si hubo un personaje que me gustó casi más que Sam fue Nour, la chica siria de la que habla la sinopsis. Nour me pareció muy bien construida, tan real que a veces me ponía la piel de gallina leer sus diálogos. Empaticé mucho con ella y disfruté mucho de su historia, una historia cruda pero nada alejada de la realidad. Nour es una joven que vive dentro de una sociedad machista, pero a pesar de la situación tan precaria con la que le ha tocado lidiar, ella no se deja supeditar a nadie. Hubo un fragmento en concreto que me hizo tener ganas de aplaudirle. Se trata de un diálogo con Sam:

«—Tal vez, si un buen hombre te propusiera matrimonio, podría daros una vida mejor.
—Es posible, pero yo prefiero salir adelante por mí misma. No quiero casarme con alguien por necesidad».

En definitiva, la construcción de ambos personajes principales me pareció sublime, cargada de realismo. Tanto Nour como Sam evolucionan a lo largo de las páginas y es un lujo verles crecer a medida que la novela avanza.

Pero no solo ellos aparecen en Cardamomo: hay varios personajes secundarios más, muy distintos entre sí. Por un lado está la gente que vive con Sam en Sídney, personas acomodadas que no entienden la necesidad de Sam por ir a Damasco; y por otro lado están aquellos a los que el médico conoce en Siria: Nour y sus hermanos, el doctor Hussein, Tarifa… Para mí, los hermanos de Nour fueron el punto más tierno de la novela, leerles me ponía extremadamente sensible y algunas de las cosas por las que pasaban me hicieron soltar alguna lágrima.

«Y mientras se echan la culpa los unos a los otros, la gente inocente sigue muriendo en las calles».

Sin embargo, no todo en esta novela me ha gustado tanto como sus personajes, porque Cardamomo para mí ha estado lejos de ser una lectura perfecta. Como dije al principio, en este libro buscaba algo más de profundidad en el conflicto de Siria, pero lo que encontré fue una novela mucho más centrada en el romance que en otra cosa. La historia de amor me gustó, pero creo que a la autora se le fue un poco de las manos. Hubo capítulos verdaderamente soporíferos, en los que el romance era lo único que importaba y la guerra parecía un eco demasiado lejano. Me gustan las novelas románticas y el tipo de historias como la que se narra en este libro, pero me hubiera encantado que la autora desarrollara más la guerra civil de Siria en lugar de centrarse tanto en la historia de amor.

Hubo muy pocas escenas de acción en las que Sam tuviera que curar heridos, de hecho se pueden contar con los dedos de una mano. Su estancia en el hospital de Damasco es casi un paisaje decorativo, y me hubiera gustado algo más de equilibrio entre su labor como cooperante y su historia de amor.

Por estas razones, Cardamomo ha sido para mí un libro de sentimientos encontrados. Por una parte, los personajes y su desarrollo me apasionaron y me parecieron brillantes, pero por otra, me quedé algo fría en cuanto a la forma de llevar la trama y de reflejar la situación en Siria. Si buscáis un libro de acción, de mucho movimiento, Cardamomo no creo que sea vuestra mejor elección; pero si sois amantes del romance y de las historias profundas y tiernas, sin duda deberíais darle una oportunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: